¡Que oso, Dios mío!

No es Trump: es Estados Unidos… Que estúpida y asquerosa sonó la declaración del Canciller sobre la abstención de Colombia