Publicidad

«A un año de la primera vuelta de las elecciones presidenciales el balance es más amargo que dulce para Colombia”

Compartir

Por: Alejandro

Hace pocos días se cumplió un año de la primera vuelta de la elección presidencial, en la que dos millones de colombianos me acompañaron con su voto de forma espontánea y limpia buscando un cambio a favor de Colombia. El tiempo ha demostrado que las propuestas que presentamos con Camilo Gómez eran necesarias para corregir parte fundamental de la realidad nacional, pero después de un año varios temas siguen congelados. Qué diferente estaría Colombia si nuestra campaña hubiera triunfado.

 

 Opinión:

Por Martha Lucía Ramírez.

En el año transcurrido el balance es más amargo que dulce. En el frente de la paz no ha habido avances, el gobierno sigue en la mesa sin exigir unas condiciones éticas y humanitarias mínimas y un plazo definidos para concluir la negociación. Colombia no debe permitir que la próxima campaña presidencial, esté de nuevo definida por la agenda del conflicto y de las farc. Nos merecemos mirar hacia el futuro.

A pesar de las múltiples rondas del último año, no se ha concretado ningún nuevo texto, ningún compromiso concreto de farc. Rondas y reuniones que dilatan la concreción de un acuerdo que satisfaga al pueblo colombiano en cuanto a las garantías de no repetición, sometimiento a la justicia, entrega de las armas y verdad que garantice al pueblo colombiano que el conflicto absurdo terminará para siempre.

Por otro lado, el país sigue desindustrializándose, hemos alcanzado un déficit en la balanza comercial sin precedentes, que no ocurría en esa magnitud desde el año 2007. No contamos con un desarrollo agroindustrial que le garantice a Colombia la seguridad alimentaria que permita un país auto-sostenible en alimentación y exportador de alimentos procesados.

En el frente de la justicia, observamos un deterioro de la confianza en las instituciones, en donde también hemos llegado a niveles sin precedentes y todo ello nos demuestra que los colombianos que hace un año votaron posiblemente guiados por encuestas y por un gasto sin precedentes en publicidad, no escogieron la mejor opción. Hoy el rumbo es incierto y el panorama de nuestro país enrarecido.

Hoy no cabe hacer ninguna apuesta en contra del Gobierno Santos. Solo nos cabe desear que este Gobierno corrija el rumbo, que oiga el clamor nacional por mejorar la seguridad,  priorizar el fortalecimiento y cumplimiento de la justicia, ofrecer mejor seguridad jurídica y estabilidad en el clima de negocios para aumentar la inversión privada y de nuevos emprendedores y esperar que el Gobierno saque adelante los planes y programas que los colombianos se merecen.

Sería tan irresponsable y peligroso para Colombia apostar a la perdida de gobernabilidad del Presidente Santos, como que su gobierno tenga una actitud indolente y no corrija el rumbo. Esperamos que su Gobierno concluya exitosamente por el bien de todos los colombianos, pero todo o al menos mucho del clima de pesimismo y negativo que hoy vivimos habría podido evitarse si no se hubiera dado la reelección del Gobierno Santos contra viento y marea, adobada con cantidades importantes de mermelada y publicidad.

Que esto sea un motivo de reflexión para que el pueblo colombiano madure políticamente, aprenda que se debe votar sin dejarse manipular, sin dejarse comprar. La Democracia es un derecho de los ciudadanos, que no es un derecho del Gobierno de turno sino el derecho permanente de los ciudadanos , que la democracia no es una mercancía, que no se negocia ni se compra y que debemos defenderla al costo que sea en nuestro país y en toda América Latina.

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al