Publicidad

Cada día trae su afán…

Compartir

Por: Alejandro

Ni un paso atrás… “Cada día trae su afán”, se dice popularmente parafraseando a San Mateo (6:25-34), y viene al caso en que los pensionados no pueden dejarse distraer por el debate político del momento, con todo lo importante que es, porque su obligación primera es concentrarse en la Corte Constitucional donde se juega la última oportunidad legal que se tiene de reducir los aportes obligatorios a salud del 12 al 4%.

 

Opinión.

Red GES

Ya se sabe lo que significa este último paso en la lucha de los pensionados emprendida años atrás en pos de una reivindicación socioeconómica que le ha aportado al debate sociopolítico de Colombia un nuevo actor: el pensionado, ese ser (hombre o mujer) que al terminar su dependencia laboral, la sociedad parecía relegarlo a la mera condición de vivir “de gorra”, como si la pensión fuera una gracia del Estado y de la empresa privada y no, como es en realidad, fruto de su propio ahorro a lo largo de su extenuante vida laboral.

El derecho a ser reconocido social y políticamente como un actor válido en el juego de la democracia, y a ser tratado en las condiciones generales en que se establece constitucional y legalmente a todos –mutatis mutandis—eso es lo que se ha ganado en los últimos años en que apareció en el debate la “Asociación Virtual de Pensionados de Colombia” (AVPC), una que no necesitó ni personería, ni presidente ni directivos ni nada: solo la buena voluntad de algunos quijotes que fueron formando masa crítica hasta llegar a hablar de tú a tú con el poder dominante del Ejecutivo y el Legislativo, y le falta el Judicial, encarnado en este último paso en la Corte Constitucional.

Y es por eso que no se pueden relajar. Ojalá la convocatoria del próximo miércoles en Cali, tal como se ve en el aviso, remitido a la RED-GES/El Satélite por el internauta, Alejandro López Ortiz, uno de esos pioneros de que se habla arriba, resultara en un contundente ¡PRESENTE! de los pensionados del suroccidente colombiano; y ojalá iniciativas similares se sucedieran por estos días en todo el país, porque es que los pensionados de Colombia no son solo los del suroccidente: son también los de Antioquia, la Costa Caribe y los llanos del Meta; son los de todos los rincones y, especialmente los de Bogotá que les queda más fácil ir hasta el Palacio de Justicia en la Plaza de Bolívar a mostrarse ante los magistrados con un contundente ¡PRESENTE!

Y ojalá, las organizaciones tradicionales que ciertamente se han pellizcado en los últimos meses, conformando un importante frente de batalla ante el Congreso en la etapa de rechazar las objeciones presidenciales al proyecto de ley 170, redoblen su vigilia también ante la Corte.

Y ojalá algunos declarados juristas amigos de los pensionados, como los exmagistrados Jaime Araujo y José Gregorio Hernández, echaran su cuarto a espadas en esta última etapa. Es el momento más crucial de todo este viacrucis pensional: la disyuntiva es ¡ahora o nunca!

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page:  https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al