Publicidad

Debemos encontrar un justo medio entre; verdad, justicia y reparación

Compartir

Por: Alejandro

Me permito reiterar mi preocupación por los bajos niveles de legitimidad y confianza institucional actuales. Recientemente tuve la oportunidad de participar en dos foros y conversatorios sobre el tema de la justicia para la paz y del proceso de reconciliación. En mi calidad de panelista sentí grandes expectativas debido a los ejes temáticos de los eventos, y por el nivel de mis interlocutores y compañeros de panel, dado que debatir y reflexionar sobre la construcción de la paz, es un gran reto que reviste compromiso para  proponer y cuestionar de forma responsable.

 

Opinión.

Por: Martha Lucía Ramírez.

Con autonomía y criterio mi iniciativa siempre ha sido aportar a la paz de Colombia. Lo he hecho mediante una apuesta al fortalecimiento institucional del país, cuando fui participe del diseño e implementación de la política de seguridad democrática –en calidad de ministra de defensa-; en la que priorizamos las acciones del Estado para defender a todos los colombianos por igual y sin distinción, bajo los principios de transparencia e inclusividad, el imperio de la ley y resaltando el monopolio del uso legítimo de las armas por parte del Estado, para así, dejar abierta la puerta para la negociación con aquellos que quisieran participar de la vida democrática. Con ello, se evidenció el carácter democrático de nuestras acciones y mi disposición hacia la paz.

Conforme a mi trayectoria y planteamientos, quiero rescatar dos grandes conclusiones de los foros en los que participé. En primera medida, cito las palabras del doctor Fernando Carrillo, quien recopiló nuestros aportes y subrayó que  “La reparación como elemento central incluye sanciones”; sumado a las palabras que pronunció Ingrid Betancourt, posteriormente, en le foro de reconciliación:

“Nosotros como sociedad, aspiramos a que no haya impunidad. Ellos, los de las Farc, requieren seguridad jurídica. Ambas ambiciones son justas. Y no son incompatibles.

La paz que queremos no es cualquier paz: porque  de lo contrario estaremos prendiendo la chispa de una nueva guerra.” (Discurso, pg. 16).

En contraste, me permito reiterar mi preocupación por los bajos niveles de legitimidad y confianza institucional actuales, junto a la preocupación por la falta de condiciones humanitarias en el proceso. Por ello, quiero invitar de nuevo al Gobierno Nacional para que atienda el llamado que millones de colombianos hemos realizado para que el acuerdo atienda a los estándares internacionales de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. Llamado, al que se han sumado en diferentes momentos muchas de las víctimas.

Marta Lucía Ramírez

Ex Candidata Presidencial Partido Conservador

*Espacio publicitario

 

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al