Publicidad

El campo; cenicienta de la economía

Compartir

Por: Alejandro

Desde hace muchos años, se dice en los planes de desarrollo, desde lo nacional hasta lo local, que nuestro territorio tiene vocación agrícola, no obstante, nadie entiende los por qué de las altas importaciones que año tras año hacen los gobiernos de turno en detrimento y con el consecuente empobrecimiento de nuestros campesinos.

 

Opinión.

Por: Armando Ramírez Olarte

La causa de esa vocación, es que Colombia tiene una gran extensión de tierras muy fértiles, aptas para producir cualquier cantidad de productos que se nos antoje, empero, lo que no existe, es un verdadero compromiso con los agricultores del país por parte del gobierno nacional y, menos, de los seccionales y municipales.

¿Por qué se importa cereal, maíz, arroz, cebada, trigo, papa, café, leche, entre otros productos, cuando la despensa colombiana está en capacidad de proporcionarlos?, es quizá una de las más elementales reflexiones que los colombianos se atreven a hacer en un contexto económico donde la canasta familiar es cada día más encarecida.

Estas cifras preocupan: Para el año 2014, Colombia gastó la suma de 1.689 millones de dólares importando trigo, avena, arroz, cebada, maíz y otros cereales; pero lo aterrador, es que en tan solo los dos primeros meses de 2015, ya se hubiese pagado la mitad por importaciones de lo que se hizo en el año inmediatamente anterior, siendo el maíz comprado a los EU y el arroz importado de Ecuador los más representativos; cuando nuestros productores tienen con qué abastecer el mercado interno.

Y es que precisamente, la importación de alimentos de todo tipo y variedad, es decir, cuando la venta de productos foráneos pulula en los supermercados y grandes tiendas, y son puestos en nuestras mesas, con ello estamos logrando el empobrecimiento, la miseria de miles de campesinos de nuestra sufrida tierra patria y, con ello, obviamente, a los empleados y trabajadores, que lo trasladan también a sus familias.

Nada distinto ocurre con los lecheros, a manera de ejemplo, quienes con preocupación vieron cómo el 2015 cerca de 32 mil toneladas de productos lácteos ingresaron al mercado nacional, procedentes de países como EEUU, Holanda, Argentina; entre tanto, no se acompaña al productor colombiano, sino que contrariamente, se le ponen cargas que otros países no les imponen a los suyos. Para los primeros meses de 2015, Colombia ya gastaba 47 millones de dólares importando este tipo de alimentos.

Aunado a ello, los gobiernos nacionales a través de la historia, no han subsidiado al productor rural, no le han ayudado a mejorar su entorno productivo, no le han prestado la atención que merecen para tecnificar y con ello poder competir, lo que conlleva a que la pobreza cunda por todos los rincones del país, porque a lo mejor, el desinterés de los gobiernos en frenar esta desolación campesina y agrícola, puede tener una razón: hay un gran negocio con la importación. 

Ahora, en virtud de tanto abandono para el campo, se abre camino un referendo agropecuario en el país, que pretende modificar algunos artículos constitucionales (64, 65 y 66) entre otros, como para que por fin el gobierno nacional fije los ojos en nuestros agricultores, lecheros, arroceros, paperos, etc., etc., tarea que es nada sencilla, pero que es válida en el Estado Social de Derecho, como salida a sus dificultades, ante el temor de quienes llenan nuestra despensa diaria, de desaparecer.   

*Espacio publicitario

 

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al