Publicidad

El gobierno de los círculos viciosos

Compartir

Por: Editor

¡Basta ya de los perversos y engañosos círculos viciosos! Todos podemos, si todos nos movilizamos. Gran encrucijada encuentra todos los días el ciudadano cuando múltiples circunstancias hacen mella en su acontecer y no encontrar para el bien común caminos de esperanza de quienes han jurado cumplir los mandatos del constituyente primario.

 

Opinión

Por: Mariano Sierra

Grupo GES

Generalmente una o una circunstancias atrapan con actos desconcertantes, nada dignos de una estructura pública. Esos actos envueltos en círculos viciosos son los que conducen al manejo de la estructura pública en lo económico y social.

QUÉ SON LOS CÍRCULOS VICIOSOS

Los círculos viciosos son secuencias que se van repitiendo, sin principio ni fin. Surgen de este devenir el vicio o la problemática social, política o de otro orden que son negativos para la vida pública. Los bloques de los círculos viciosos enredan la dinámica vitalista cuyos los actos crean desconfianza, agresividad, autoritarismo, dominio, abuso de poder, indiferencia.

Cuando en   la gobernanza hay encerramiento en círculos viciosos se produce ausencia de alternativas, incapacidades de gobernar, de tomar las decisiones correctas. Girando sin tomar determinaciones conlleva a desconocer las funciones que se tenga a cargo.

Es de suyo que estos giros de gobierno conllevan a hacer promesas como los políticos. Se rompe ese deseo imaginario cínicamente. Al tenor de nuestra vida diaria y desde tiempos pretéritos, el país vive sumiso en los círculos engañosos disipadores de la realidad.

REACCIONES SOCIALES

Ante los círculos viciosos debemos reaccionar trazando brechas, acusándolos de sus ineficacias. Los círculos son mecanismos propios para que un estado no lleve a cabo su gestión haciendo acopio de ardides políticas y sociales disuasivas con afectación al bien común.

La historia no será un círculo vicioso sino un instrumento de acción que orienta las consecuencias de un fin noble en manos de voluntades elegidas para el ejercicio de servir. Los círculos viciosos giran en el vacío. Se encuentran en callejones sin salida, no tienen visión, ni horizontes para llegar a producir resultados.

Sus gestores los manipulan generando expectativas que nunca se cumplen. Ellos son un deseo imaginario.

LOS CÍRCULOS VICIOSOS SON DE SIEMPRE

Los círculos no son de hoy, ni de ayer. Desde la Conquista, pasando por la Colonia y después por la Independencia hasta la República, y siguen impávidos la marcha politiquera como las cortinas de humo, los detractores, las promesas sin cumplir, las mentiras hasta las piadosas, los índices económicos maquillados y la gran pléyade que vamos a desmenuzar, para tal vez quedarnos cortos.

Desde los albores de la Conquista los círculos viciosos asumen sus conductas simuladoras haciéndole ver espejismos o imaginarios de desarrollo a una sociedad narcotizada.

Desde las elecciones se oyen voces comprando votos o canjeándolos en medio de injurias y calumnias a los opositores para culminar la campaña con los fraudes con el aval de la Registraduría o el Consejo Electoral y así llegar al ejercicio   con figuras como el nepotismo cuyo engranaje es bien conocido, al cual se le une el devenir del paracaidismo o sea la asignación a cargos públicos a los que sirvieron para la adquisición de votos, el populismo, la burocracia, el clientelismo. Por eso la función pública no opera, pues carece de personal idóneo para los cargos.

LOS CÍRCULOS Y LA CONSTITUCIÓN

Y qué decir del círculo vicioso en que se ha convertido la reforma a la Constitución para amparar negocios, para blindar cargos y sostenerlos en el poder, para hacernos creer que con esas reformas el país se alivia de sus males, para crear más leyes perversas.

Porque no olvidemos que un país entre más leyes más corrupción. Este espacio nos permite hacer espacio a unos comentarios del doctor Gilberto Tobón Sanín que nos lleva a extraer un círculo vicioso cual es la del legalismo.

El Dr. Sanín expresa…existe un exceso de leyes que no se aplican, o se disuelve su sentido o su interpretación es contradictoria. De donde se concluye el decir colonial que las leyes se obedecen, pero no se cumplen.

Pero la novela de los círculos viciosos no termina. Las desigualdades sociales hacen parte de este estado fallido no obstante la existencia de la universalidad de los derechos fundamentales y otras titularidades reconocidas, la pobreza aumenta la miseria con salarios terminales, con casas sin terminar o en él aire, con siervos sin tierra, con impuestos inflacionarios.

Y las brechas aumentan. Con una salud en extinción, con una educación sin estructuras acordes al desarrollo sometida a disminución del presupuesto igual que los programas de investigación de Colciencias, con un agro sin recibir el desarrollo de los programas de educación cuyos lugares de estudio son cambuches sin implementos, con unos campesinos sin seguridad social, sin prestaciones sociales ni mínimos salarios y sin proyección industrial, ni apoyo, ni subsidios.

Y qué decir de las vías del campo como trochas de herraduras a diferencias de las inversiones en circunvalares 4G que no favorecen los bienes de quienes nos proporcionan el pan de cada día.

LOS CÍRCULOS VICIOSOS: UN SINFÍN

La lista de los círculos viciosos no termina, muchos se siguen pavoneando por las huestes del Estado que inoculan el campo público y privado dando origen a fecundar la impunidad.

Tales los fallos judiciales que permiten la libertad por vencimiento de términos o el caso de dar libertad a delincuentes por no ser un peligro para la sociedad, o dar casa por caso a ciertos personajes que por sus faltas deben ir a la cárcel.

A este fenómeno judicial se une el caso de ciertas leyes entorpecedoras aun siendo legales, pero atan a los jueces para emitir fallos acordes a la ley.

El circulo acerca del manejo de casos con imputación a funcionarios públicos que por ciertos fueros o leyes favorables tienen serios cuestionamientos. A unos se les condena con mínimas sanciones y casa por cárcel, pero los dineros no son devueltos.

Y por otro estilo tenemos aquellas situaciones de orden público por muerte de líderes sociales o ciudadanos del común o sucedáneos, donde siempre se hace llamado a consejos de seguridad, vistos bien de una parte, pero el agravante es que los resultados de estos consejos se van en simple análisis del caso…y nada más, pues no está el manejo a la altura de los hechos.

Estos consejos son simples protocolos y así los ve la comunidad.

EL CÍRCULO VICIOSO DE LA REFORMA AGRARIA

Un gran circulo vicioso viene rondando al país desde hace lustros. La reforma agraria a la cual muchos gobiernos han tratado de darle el sentido, pero todo ha sido un laberinto administrativo y jurídico, partiendo de la base que el Estado no tiene un inventario de tierras de ninguna de sus categorías, llámese algunas tierras baldías.

Las reformas fallidas han sido el proceso donde el Estado ha favorecido a ciertos gamonales, terratenientes y élites para adjudicar tierras, mientras que el verdadero propietario y merecedor al campesino se le acuña todos los obstáculos posibles.

La misma violencia que nos azotó por tantos años fue el punto de apoyo para despojar a nuestros campesinos de sus tierras, pasando a manos de los gamonales políticos del país que por ello un Ilustre colombiano los llamo “Siervos sin tierra”.

A los círculos viciosos se le suma otro ingrediente más para el manejo de la cosa pública y son las reglas y las excepciones, adefesios que se anteponen a la ética y la moral, desconocidas por nuestros políticos y gobernantes.

LOS CÍRCULOS ANTE LO COMPLEJO

En lo económico, por lo complejo se ciernen muchos círculos viciosos continuos sin la presencia de programas de choque, solo anuncios de reformas tributarias y pensionales e incrementos del IVA para gravar más el bolsillo del ciudadano.

Estrategias caducas neoliberales se alinean para impactar los sectores urbanos y rurales con sendos anuncios llamativos- Para construir país hay que exterminar los círculos viciosos, semillas de estado que tienen al país en statu quo donde ninguna economía anaranjada ni de otro color le cambia el semblante.

En la actualidad con el devenir de las reformas tributarias, de salud y pensionales, los cambios que se anuncian permiten señalar sin la menor duda que a las tales reformas nunca se les da socialización debida. Por ello muchas quejas se tejen frente a los resultados que apuntan   a unos efectos perversos en materia de servicio y de aplicación de los cambios técnicos.

Como quien dice el mico no se da a conocer, porque primero se anuncia la ley, pero sometida a las reglamentaciones de turno, reglamentaciones que tardan, pero cuando llegan es rompiendo la armonía social dentro del círculo del silencio asolapado.

LOS CÍRCULOS: UN COMÚN DENOMINADOR

Son tantos y tantos los círculos viciosos con los cuales nos gobiernan, que se hacen imperceptibles a la memoria histórica, pues el tiempo los lleva dentro y ante cualquier leve cambio en el manejo público no nos damos cuenta.

Observamos como en el manejo de lo público, gobernantes, políticos y otros funcionarios al hacer uso de los círculos, también acuden al uso de la retórica y la diplomacia para persuadir, para engañar, para hacer creer lo que ellos quieren.

En cuanto más círculos imponen para el manejo de la gobernabilidad, mayor es la ineficiencia, pues estos círculos crecen como torre de babel. En cuanto al uso retórico, o sea, la palabrería florida y grandilocuente, tiene el fin de perder contacto con la realidad social, de esconderle al país el verdadero devenir.

Colombia es un país agrícola y por lo tanto debe apuntar a la agroindustria, allí tenemos la tierra y la fuerza del campesino dispuesta a producir comida para un mundo que padece por el hambre.

No nos dejemos llevar por otros espejismos o círculos viciosos que nos hacen poner el cristo de espaldas, frenando el desarrollo del país, que si bien es cierto ha tenido avances, estos se deben más al obligado impulso social, al carácter de un pueblo que viene luchando desde la conquista.

DIMENSIÓN

Los círculos viciosos aquí señalados son tan solo una parte de su gran dimensión, que bien se ha mostrado como los ha abordado el Estado y por ello la distorsión de programas de Gobierno que nunca se han cumplido.

Es de señalar que el proceso de paz y en especial a partir de la firma, los círculos viciosos se han venido dando de parte y parte. De ello se desprende el estado de incertidumbre en que se encuentra el proceso donde Gobierno y Farc actúan de tal manera como si se quisiera hacer trizas el proceso.

Este sucinto análisis de los círculos, las costumbres y hábitos conlleva a caer en valoraciones precipitadas como tales fenómenos siempre son los mismos en todos los gobiernos.

Lo complejo de los pormenores en la estructura del país se debe a la incapacidad del Estado en decadencia por no promover metas sociales y políticas para el bienestar comunitario. Los círculos viciosos son de tal fuerza que nadie escapa a ellos, que tienen la patente del Estado. Las dictaduras nacionales descuidan a los más débiles.

INSTITUCIÓN LEGAL

Cada que se presenta un escenario social catastrófico incurren los círculos con la esfinge de medidas, análisis, compromisos, estudios, presupuestos, consejos de seguridad.

Pero son espejismos, son imaginarios para mostrar a la comunidad que al final no se cumplen. Colombia está a la vanguardia de los generadores de círculos gobernantes, verdaderos impedimentos de gestión pública. Verdaderas formas de gobierno engañosas, repetitivas, disuasivas, dilatorias que son motivo de reclamos por parte de la comunidad, reclamos acompañados de plantones, paros, entre otros.

Nosotros los civiles también acogemos los círculos viciosos con los cuales creamos impactos con la comunidad, impactos que desencadenan en actos incoherentes que afectan el bienestar social como la desidia, el conformismo, el dejar hacer, el dejar pasar a una globalización, aun neoliberalismo.

Pero la odisea sigue resonando el círculo vicioso ante los juicios o debates políticos a ciertos funcionarios por cometer hechos corruptos o antiéticos, como le ocurrió al ministro Carrasquilla para mencionar el último sucedido, que no obstante su acto notorio, tuvo la defensa de muchos congresistas y más aún del mismo presidente de la república.

Por eso el nuevo círculo de que aquí no pasa nada…pero si deja en la miseria y sin acueductos a muchos municipios del país.

LA REBELIÓN CONTRA LOS CÍRCULOS VICIOSOS

Todos podemos, si todos nos movemos contra los círculos viciosos, herramientas usadas para gobernar con los nefastos resultados. Estos elementos e impresiones falsas y engañosas son propias de aquellos estados que se denominan democráticos para falsear la realidad valiéndose del poder.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page:  https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

ciclista muerto. chía, cundinamarca
Dejan en libertad a conductor que arrolló ciclista en Chía, Cundinamarca

VIDEO. El vehículo fue ubicado en Sopó. Para la administración de justicia no fueron suficientes los videos presentados en su

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Salto del Tequendama, Cundinamarca
Enel Emgesa apoya propuesta cultural en el Salto del Tequendama, Cundinamarca

Suscribió convenio para apropiar respaldo económico a las actividades de la Granja Ecológica El Porvenir, propietaria de La Casa Museo

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,