Publicidad

El matoneo como arma estudiantil.

Compartir

Por: Alejandro

De una sociedad en la que sólo se usa un lenguaje de derechos para los niños y ninguna responsabilidad, ninguna obligación, no puede esperarse otra cosa que una serie de comportamientos ajustados a la exigencia de aquellos, pero no la más mínima y elemental conducta, siquiera de respeto hacia los mayores, hacia los demás.

 

Opinión.

Por: Armando Ramírez Olarte

Jamás hubiese pasado por la mente de los más optimistas o de aquellos que sugieren las nuevas tendencias sociales aplicables a la forma de educación de los niños e impúberes, desde la arista del dejar pasar, del dejar hacer, que fuese a tomar tal fuerza que hoy las aulas de clase estén convertidas en un verdadero campo de batalla donde el matoneo y el bullying son las armas predilectas y de uso cotidiano.

¡Cómo concebir, tan siquiera, que los docentes, aquellos que otrora hacían las veces de padres de los educandos, los que infundían respeto y admiración!, hoy sean el objeto de todo tipo de amenazas, burlas y atropellos de parte de quienes no han sido educados en sus hogares sobre la base de la jerarquía en la familia y los valores que en medio de ella deben prevalecer, situación que termina en chantajes y coacción para que un maestro sea destituido o reubicado.

Entre tanto, el despacho ministerial de la educación colombiana, se desquicia en una discusión que se nos antoja inadecuada y que a nada conlleva; de la que se dice pretendió suplantar el derecho de los padres a ejercer sobre sus hijos, el más elemental ejercicio, el primario de levantar a su prole sobre la base de sus fundamentos conceptuales, morales, culturales, etc. etc., cuando realmente de lo que se trata es de enseñar una sola cosa: el respeto por los demás y hacia los demás.

El respeto que se debe infundir en los hogares de hoy y que al estar ausente, impide en las escuelas y colegios, entre otros, que los docentes sean admirados y, por el contrario, permite que sean vistos como simples parroquianos, a quienes se les puede proferir todo tipo de insulto, de amenaza verbal y armada, que llega al irrespeto total y que hace ver igual al profesor que al joven estudiante. 

¡Se trata de enseñar el respeto a los niños por los demás, sin dejar de lado los adultos, ese es todo el fondo del problema!, aquí no se trata de si los niños o niñas visten de tal o cual manera o debiesen comportarse de una u otra forma en virtud de su orientación sexual, en lo absoluto, se trata del respeto por el otro y el derecho a no ser discriminados. No imaginamos, a manera de guisa, la cantidad de suicidios de niños y niñas que en virtud de la dicha situación pudiese presentarse en el país, dado el matoneo estudiantil que ello generaría en las aulas y fuera de ellas.

Cuándo, preguntamos, ¿en las escuelas y colegios de antaño, se intentaba tan siquiera, faltar al respeto a un docente?, eso no cruzaba por la mente de los estudiantes, pero ello era posible, porque desde el hogar se inculcaba y se exigía el respeto de los padres hacia los profesores, también por los demás, lo que no sucede hoy día y, los docentes, en medio de esta canibalezca situación, sin quien los defienda; sin que se quiera ello decir, que no exista profesores absurdos y matones. Entonces, ¿cómo vincular a la familia en la formación del valor del respeto de los pequeños y mayores, hacia ellos mismos y por los demás?. 

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page: 

https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

 

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al