Publicidad

Inicio de la fiesta electoral o de los TLC politiqueros

Compartir

Por: Alejandro

Una definición concreta de lo que significa el término politiquero no se encuentra registrada en el diccionario de la RAE, no obstante en la conciencia del ciudadano se sujeta este término y se le cuelga a las personas que en función de la actividad política, no hacen más que engañar a los ciudadanos con falsas promesas o a quienes van con el único fin de comprar conciencias, sobre todo, cada vez que se acerca una contienda electoral.

 

Opinión:

Por Armando Ramírez Olarte.

Las elecciones, cualesquiera que ella sea, deben preceder a una gran fiesta democrática en la cual los individuos se acerquen a las mesas y  puestos de votación, libres de todo apremio económico, o material o sugestivo, y con la sola convicción de haber sido convencidos por un cierto candidato que, a su juicio, ha hecho ejercicio coherente y al servicio de las comunidades, sin que medie ningún otro tipo de interés que no sea el beneficio común y como es obvio, con adecuadas propuestas de campaña.

De igual manera, la actividad proselitista que culmina el día de las elecciones debe partir de una premisa; y es que debe estar ajena a lo que mucha gente conoce como los TLC, politiqueros por demás, y que se comienzan a ejecutar básicamente una vez se ha dado el inicio al ejercicio electoral, o sea, dentro de los 90 días que dura el tiempo de campaña, lapso en el cual hacen su aparición recorriendo las calles, vías, campos y viviendas de las ciudades tratando de capturar algún “necesitado” o “desocupado” para ofrecerles todo tipo de prebenda a cambio del voto.

Es decir, que en las justas democráticas hace su aparición otro tipo de mermelada, en una combinación de aportes privados con recursos derivados de contratos estatales, es decir, de aportes que provienen de contratistas de las entidades públicas, que son obligados a hacer sus depósitos durante el ejercicio de sus obras, o desarrollo de los contratos de trabajo o por prestación de servicios, entre otros, que luego entran a conformar la masa patrimonial corrupta con la cual se degenera la expresión del voto, la cual debe ser Libre, Universal, Individual y Secreta (LUIS).

 

Esos TLC son, más exactamente, Tejas, Ladrillos y Cemento, pero en otros casos Tamal, Licor y Cigarrillos y en otros dinero y más dinero, empañan la actividad de la política, pues que con ello se deslegitima la elección de un gobernante o  representante que acudió a esa ardid para llegar al cargo al que aspira, lo que le hace mucho daño a la democracia.La política, entendida y practicada como servicio a las comunidades; dentro del entorno participativo constitucional, ejercida con unos mínimos éticos, atendiendo cada ciudadano al gusto electoral, sin más limitaciones que las propias incapacidades de los candidatos o su falta de acercamiento con los electores, deben ser la justa medida de lo que requieren los pueblos para que se tenga la aceptación o no, en las urnas, el día de las elecciones, sobre lo que es necesario seguir trabajando, para que podamos decir que votamos, Todos Libres con Conciencia.

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al