Publicidad

“La Farc no pueden hablar de paz y pedir concesiones con una mano y dispararle a Colombia con la otra”

Compartir

Por: Alejandro

Las declaraciones de Aldecoa  son totalmente inaceptables, este es el resultado de negociar con un grupo de salvajes sin ponerles un límite de tiempo y unas condiciones humanitarias mínimas. Es la consecuencia de no haber advertido que cualquier beneficio en materia de justicia se limitaría a los crímenes cometidos por las Farc antes del inicio de las negociaciones.

 

Opinión

Por Marta Lucía Ramírez de Rincón

No es justo con Colombia, no es ético, no tiene presentación, el que se inicie una nueva ronda de negociación como si no estuviera pasando nada. La declaración de ayer de Aldecoa, sumada a todo el terrorismo de los últimos 45 días, desde que se suspendió la tregua unilateral, ha cambiado totalmente el escenario de está negociación.

El país no puede aceptar que mientras en Colombia se está destruyendo todos los días las vidas humanas, medio ambiente y los bienes publicos, los negociadores de lado y lado se limiten en cada nuevo reencuentro a saludarse, abrazarse y hacerse reclamos mutuos como sí fuera una pequeña pelea doméstica.

 El modelo de negociación del Gobierno Santos se ha convertido en una patente de corso para seguir cometiendo terrorismo y crímenes de lesa humanidad que las Farc suponen que ya estarían perdonados por anticipado.

 Las Farc no pueden con una mano hablar de paz y exigir concesiones en materia de justicia mientras con la otra mano le disparan a Colombia y continúan con sus acciones terroristas.

No se puede entender cómo es que alguien que integra la delegación que busca una salida negociada al conflicto, puede advertir que han entrado en una nueva etapa de plan pistola tal como en el pasado lo hicieron Escobar y los narcotraficantes, amenazando a nuestra fuerza pública. A pesar de que en el día de hoy han tratado de desviar la atención con las declaraciones de Albecoa sugiriendo un error periodístico, lo cierto es que ellas confirman la estrategia con la cual han asesinado de manera cruel y con sevicia a muchos miembros de nuestra fuerza pública desde el día en que se levantó la tregua unilateral.No se puede entender cómo es que quien pretende no aceptar ningún día de cárcel por los delitos cometidos, tienen el cinismo de amenazar diciendo que la «gente  verá un número de policías y soldados morir”.

Desde acá damos nuestro total respaldo a nuestras Fuerzas Armadas y exigimos que los ataques a los colombianos cesen de inmediato.

Una vez más le pedimos al Gobierno del Presidente Santos no iniciar la nueva ronda de negociaciones hasta tanto no se pongan condiciones humanitarias y tiempos, a la vez advertir que ninguno de los crímenes cometidos durante la negociación tendrán beneficios derivados del resultado del proceso.

Esta negociación está herida de muerte y depende del Gobierno salvarla poniendo condiciones y fijando plazos. No se pueden esperar resultados distintos sí continúan haciendo lo mismo.

Cada día sin condiciones en la mesa de la Habana es un día más de un terrorismo cuyos daños a las víctimas, medio ambiente y daño a los bienes públicos son irreparables. 

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al