Publicidad

Maduro es “poco inteligente”, “escaso de razón”. Ahhh, y por qué no decirlo: un “imbécil”.

Compartir

Por: Alejandro

Entre las diferentes acepciones que tiene la palabra “imbécil”, he encontrado que significa “poco inteligente” o “escaso de razón” o “que se comporta con poca inteligencia”.

 

Carta del lector:

Por Germán Calderón España. (*)

 

Al margen de esas significaciones, en algunos diccionarios virtuales aparece una situación que dependiendo del sentido resulta importante para su comprensión. En el caso de «imbécil», cuenta uno de ellos, que “decía Balzac que “un imbécil que no tiene más que una idea en la cabeza es más fuerte que un hombre de talento que tiene millares”.

Pues precisamente eso es Maduro, un imbécil, porque con la única idea de continuar en su deseo mesiánico, ya desvirtuado y desmanchado por su ignorancia, de gobernar un pueblo que no lo quiere en el poder, atropella contra los colombianos que buscan en la frontera una alternativa de vida, mostrando su fuerza para alcanzar una victoria en las elecciones que se avecinan.

La jurisprudencia constitucional universal ha indicado que “Si bien históricamente los Estados cuentan con una amplia discrecionalidad para regular el ingreso y permanencia de extranjeros en su territorio, esa discrecionalidad se ha ido limitando no sólo por las atenuaciones que el mundo de hoy ha impuesto al concepto de soberanía sino también porque en el constitucionalismo no existen poderes absolutos. De allí por qué esa regulación tenga como límite infranqueable a los derechos fundamentales de los extranjeros, derechos a cuyo respeto se encuentran comprometidos todos los Estados.” (Sentencia Corte Constituiconal C-1259/01).

¿Cuál es el compromiso que obliga a Maduro a respetar los derechos fundamentales de los colombianos en la frontera?.

El compromiso está contemplado en los instrumentos del derecho internacional, como por ejemplo, en el inciso segundo del preámbulo de la Convención Americana de Derechos Humanos que dice: “…los derechos esenciales del hombre no nacen del hecho de ser nacional de determinado Estado, sino que tienen como fundamento los atributos de la persona humana, razón por la cual justifican una protección internacional, de naturaleza convencional coadyuvante o complementaria de la que ofrece el derecho interno de los Estados americanos”.
  
En ese punto, que en términos de Kant o de Bolívar se traduce en un mundo sin fronteras, en el que los derechos humanos son la conciencia universal, y al que le es aplicable las acciones internacionales, ¿dónde aparece el Gobierno Nacional?.

Puede aparecer enviando una comisión de altos dignatarios a Cúcuta, donde en mi concepto se pierde el tiempo, cuando deberían estar pensando qué acciones y ante qué organismos se entablan esas demandas internacionales contra el Estado del poco inteligente, escaso de razón e imbécil Maduro.

No se trata de vociferar que estamos siendo prudentes pero firmes a la hora de ejercer la soberanía. ¡No, eso no es suficiente¡

La Corte Constitucional, en Sentencia C-1189/00, en interpretación del artículo 9 de nuestra Constitución, dispone que “las relaciones exteriores de Colombia encuentran uno de sus fundamentos en el principio de la soberanía nacional, el cual fue consagrado por la Carta de las Naciones Unidas (artículo 2.1) como uno de los cimientos esenciales del orden interestatal.”

De ahí se desprende la legitimidad para actuar en defensa de los colombianos expulsados brutalmente, porque según el laudo arbitral del caso de Isla de Palmas, “…la «soberanía», en las relaciones internacionales, significa «independencia», atributo que le confiere derechos a los Estados, pero también les impone “…claras y precisas obligaciones internacionales”, entre las que se cuentan el respeto por la dignidad humana de los extranjeros residentes en los países que suscribieron la Convención, por su honra, por su buen nombre y por sus bienes.

Comportémonos como hombres de talento con millares de ideas, pero ¡fuertes¡, para que no nos gane un hombre con una sola idea, e imbécil.

(*) Abogado Constitucionalista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al