Publicidad

Muerte y resurrección de la corrupción

Compartir

Por: Editor

Perdimos el tiempo… Y 12 millones de votos. El éxito de los mejores abogados hoy en día no radica en su masa gris sino en su malicia indígena para dilatar los procesos mediante argucias que entresacan de la letra menuda de la constitución y las leyes.

 

Opinión

Por: Octavio Quintero

Grupo GES

En seis años, p.ej., no se ha podido condenar a ninguno de los implicados en el escándalo de Interbolsa, debido al sutil movimiento de sus defensores, el último de ellos, llegar a la audiencia sin abogado, viéndose el juez del caso, en la obligación de posponerla…

Estas argucias cuentan con dos estratagemas: una, la congestión judicial y, dos, la corrupción. Por supuesto, combinadas, congestión y corrupción, ¡hacen milagros!

Ninguna de éstas se ve atacada en la reforma a la justicia que cursa en el Congreso. Tampoco se arregla nada con la reforma política y, menos con la enésima ley anticorrupción que seguramente saldrá de la impronta del Gobierno Duque, porque tanto los parlamentarios, como ministros y señorías judiciales, se dedican solo a arreglar los problemas en sus cúpulas, y que al pueblo se lo siga llevando el diablo.

¿Qué tal esa nueva argucia que se está armando en el caso Reficar? Disque poner a declarar a un contador que se inculpa de haberle escondido la información a la junta directiva de Ecopetrol, y, por tanto, los miembros de la empresa-madre de Reficar no supieron ni pudieron frenar a tiempo el robo continuado que se estaba llevando a cabo por cuantía astronómica: 14 billones de pesos. ¡Saldrán con las manos limpias! Pónganle la firma.

Ya volvieron a agitarse las redes sociales con las desesperadas denuncias de Claudia López sobre el “conejo” que le están poniendo al trámite en el Congreso a su mal llamada “consulta anticorrupción”.

No se tome esta apreciación como una crítica a la excandidata vicepresidencial: No, tómese como el momento de efervescencia y calor que dejó pasar la oposición al régimen, de armar una verdadera lucha contra la corrupción, basada en solo tres artículos nuevos en la constitución:

  1. Desaforar a sus señorías, pues, esa justicia particular que se aplica en las cúpulas del poder ejecutivo, legislativo y judicial ha devenido en franca impunidad.
  2. Declarar imprescriptibles todos los procesos que encierren actos de corrupción en cualquiera de sus manifestaciones: política, económica, judicial, administrativa y social, esta última que podría encerrar los abusos de la empresa privada contra los consumidores a través del monopolio o de cárteles oligopólicos.
  3. Crear la justicia especial contra la corrupción, una especie de JEC, que aísle del tema, temporal y por completo a la actual justicia ordinaria, sobrecargada de trabajo y corrupta, por demás.

Si la gesta política de Claudia López y Angélica Lozano hubiera contado con otras dos, u otros dos de su talla, otro gallo cantaría ahora en el gallinero, porque fue muy poco lo que faltó para que la consulta popular, la primera que se hace a nivel nacional en toda la historia política del país, pasara el umbral, caso en el cual, el “honorable” Congreso no la estaría hundiendo hoy tan cínica y descaradamente como se aprecia, sin mucho esfuerzo mental, y eso que, ni de lejos, araña las verdaderas entrañas de la corrupción que arropa a Colombia.

Esa coalición de fuerzas no se dio en la consulta de Claudia; ni se dio en la derrota de Petro, dos meses después en la elección presidencial, ni se dará ahora en las elecciones regionales porque en el dial político del país hay un centro-derecha que se camufla en el centro-izquierda para restarle ímpetu… Y la gente, mucha gente, lamentablemente, le sigue comiendo el cuento.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page:  https://goo.gl/13uuPz

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al