Publicidad

Participar para cambiar.

Compartir

Por: Alejandro

Para ver qué ocurre en la política regional o municipal, inicia una carrera del todo vale y si no, igual se hará sin importar lo que pase o por encima de quien se pueda pasar “por lo general del pueblo”, lo importante es llegar y al parecer los medios justifican el objetivo de lograr el poder.

 

 Opinión:

Por Jaime García.

Este es un ritual de cada dos años donde la feria de la lechona, el tamal y los billetes danzan en un bazar de comensales de estómago, donde creen los que reciben, que han logrado el gran negocio del siglo por 20 mil pesos, al canje de la conciencia de elegir, a estos mismo podremos verlos más adelante quejándose porque no tienen o no han recibido de  aquellos que prometieron el cielo y la tierra, sí, los “políticos”.

No podemos decir que de turno porque son muy pocos, yo diría los mismos, pues se cree son mesiánicos y consideran tener poderes de salvar la ciudad y a sus ciudadanos, poder que por cierto les concedemos por adagio más no por razón. Por adagio por que decimos que es mejor malo conocido que bueno por conocer, y es en este momento donde concedemos toda gloria sobre nosotros los mortales, los fusagasugueños de a pie, sí allí inicia todo.

Sin contar, claro, los delfines que son otra raza de los que de manera gamonal creen seguir manejando la política, y sus vasallos que vemos siempre correr detrás de quien más puedan para ganar adeptos, el delfín es la clase política que espera por herencia un cargo o votos de sus caciques, de estos sí que vemos en la actualidad y los podemos identificar porque sin llegar a elecciones ya las ganaron haciéndonos creer que todo lo pueden,  promueven una serie de acciones proselitistas donde aseguran ser y no hay más,  se reparten lo público en reuniones clandestinas con el fin de mantenerse en el poder o de no perder espacios, ejercicio clientelista típico de nuestra política tradicional especialmente en la provincia y mal de Fusagasugá. 

Con este pequeño mapa de la política podemos leer claramente que la situación es cada vez más complicada para la región y por ende para Fusagasugá, pareciera desesperanzador el paisaje, la verdad, hay solución y todo puede cambiar para bien, ¿qué se necesita?

En debates, diagnósticos y buenas lecturas de la ciudad se deja ver que el cambio está es en la participación y en el valor que le demos a la misma, valor que no puede ser menor a lo que soñamos como ciudad, si todos y todas visionamos la ciudad que queremos en lo urbano y en lo rural muy seguramente en el momento de votar se elegirá a conciencia y entonces volcaremos todos nuestros deseos a un plan donde nos encontremos identificados “atención hablo de planes no de personas o políticos”.

La participación no es de amistades, ni de quejarnos, para participar se requiere de cambios y de acciones que inician en lo personal   y trascienden en lo familiar, social, económico y cultural, esto transforma la política y su forma de hacerse, porque entonces incidimos en esos espacios de toma de decisiones, es en ese punto donde se hace la política donde se debate, concerta y decide.

Los espacios están para la participación, las instituciones están para incidir y todos y todas para lograrlo.

En el participar cuenta tu decisión… la decisión que tomes puede hace la diferencia en las acciones que transforman un territorio. 

Pido disculpas de antemano por alguna de mis afirmaciones en este texto pero es la opinión de quien cree se puede generar cambios y ha sido testigo de los procesos electorales.

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al