Publicidad

Plebiscito: sin espacio para lo visceral.

Compartir

Por: Alejandro

En un país que anda desde los años 40 en franca confrontación armada y política, cuya consecuencia no ha sido otra que un mar de muertos y desaparecidos, sumando los que deja la violencia surgida en los años 60 hasta nuestros días; resulta inaceptable, por decir lo menos, que hoy y por cuenta de un plebiscito, debamos seguir contando peleas, heridos, odios y hasta quizá víctimas en razón de las reacciones viscerales.

 

Opinión.

Por: Armando Ramírez Olarte

Sí, efectivamente, puede sonar algo extraño, quizá algo absurdo, pero basta observar cómo defendiendo simples SI o NO, las familias y los amigos se convierten en enemigos a cuento de nada, porque votar afirmativa o negativamente la convocatoria del 2 de octubre, debe obedecer a una decisión pensada, que nazca de la razón y no del corazón, porque para votar el plebiscito se necesita razonar, hilar ideas lógicas de un lado y del otro, hasta que surja una convicción y nada más.

Porque el respeto por una idea u otra, o por una u otra opción, debe ser la constante, no solo en este espacio participativo, sino en todos aquellos que hubiese de venir a futuro, por más que no nos guste la una o la otra.

Y ello se dice, por cuanto es costumbre que en Colombia se vote de cualquier manera, y a modo de ejemplo, digamos que se eligen mandatarios que luego deben dejar sus cargos por cuenta de las decisiones judiciales que anulan su elección, al encontrarlos incursos en inhabilidades; no obstante en sus campañas no importó dejar un ente territorial en franca debilidad administrativa, jurídica, financiera y política.

El plebiscito es una oportunidad para dar un voto razonado, pensado, indagado y debidamente informado, que nos ayude y nos lleve a tomar la elección por la mejor opción para el país que queremos, es decir, con conocimiento de causa sobre la decisión, sin dejarnos endulzar el corazón por una u otra postura y sin permitir que la suave caricia de un billete nos lleve a depositar el sufragio en la urna.

No, así no debe ser el voto este 2 de octubre. Colombia se juega mucho con el plebiscito y, el derecho a votar, debe ejercerse responsablemente para que mañana no andemos diciendo que nos equivocamos. Por ello, la elección por el SI o por el NO debe salir de las neuronas y por ende no puede nacer de las entrañas abdominales o pectorales, porque lo que se debate no es cuestión de hambre o sentimiento, sino de la razón que cada individuo le dé a su decisión.        

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page: 

https://goo.gl/13uuPz

*Espacio publicitario

 

 

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al