Publicidad

¡Por favor señores, respeto con Cundinamarca!

Compartir

Por: Alejandro

Resulta altamente ofensivo e indignante  ver la forma como los denominados grandes medios de comunicación de Bogotá, no todos, se han ido lanza en ristre contra el gobernador electo del departamento, Jorge Rey, vociferando toda clase de improperios y ofensas como si se tratara de cualquier persona; se refieren a él  peor, incluso, que a cualquier hampón con alias incluido. ¡No señores! El hecho de que el mandatario electo no sea un perfumado, ni se la pase en clubes y cocteles, que tenga un origen humilde y haya escalado en la vida pública no lo descalifica; por el contrario tiene mucho mérito y como cualquier ciudadano merece total respeto.

 

Apuntes del editor:

El señor Rey ganó las elecciones cómodamente y hoy representa la dignidad de Gobernador de Cundinamarca, razón de sobra para que se le trate con la consideración que ello significa y le corresponde a los cundinamarqueses, haya votado o no por él, exigir respeto.

No es válido, desde ningún punto de vista, que los encopetados de la prensa, aquellos quienes han sido condecorados y galardonados, se consideren con la autoridad para descalificar a quién, por ahora, solo resultó ganador de una contienda que, entre otras cosas,  se caracterizó por la completa transparencia a pesar de algunas amenazas en el departamento.

Hasta donde entendemos, desde esta humilde posición como medio de comunicación regional y cundinamarqués con orgullo, es responsabilidad de la prensa contar la verdad tal como es, sin distorsiones y apliques subjetivos; el hecho de estar frente a un micrófono, una máquina de escribir, un computador o cámara no significa que se tenga licencia de corso para atacar sin razón a cualquier persona que no sea de sus afectos.

¡No señores! Ahora estamos viendo que, por las vías de hecho,  los medios de comunicación –algunos- se encuentran condenando o absolviendo a funcionarios públicos, empresarios o personas del común supliendo el papel de la justicia colombiana. Y los emplazan, los insultan y les dicen cuanta cosa quieren.

Mala señal. Claro está que es función de los medios de comunicación denunciar presuntas irregularidades, alertar sobre posibles injusticia y advertir en torno a falencias de los gobernantes según nuestro entender y formación –acudimos nuevamente a nuestra humilde posición como medio regional-, pero dejando que sea la justicia quién condene o absuelva pará ahí si calificar.

Por eso, señoras y señores cundinamarqueses, hay que hacer respetar  al Gobernador electo; no porque se trate de Jorge Rey sino porque se trata del mandatario que se eligió. Dejemos que comience a administrar pará ahí si calificar o descalificar.

Y estén seguros de que sin él incurre en alguna anomalía este medio de comunicación será uno de los primeros, sino el primero, en poner en conocimiento del público esos hechos. Es deber.

¡Respeto con Cundinamarca!

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/323051767900184/

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al