Publicidad

“¿Por qué no hablar de Corrupción? Corrupción que destruye nuestro País”

Compartir

Por: Alejandro

Para que en nuestra Colombia exista una verdadera paz, debemos enfrentarnos a la corrupción que está destruyendo nuestras instituciones y nuestra sociedad. En los últimos 20 años, hemos visto como este fenómeno se ha llevado más de 190 billones de pesos, cifra alarmante con la que se hubiera podido hacer mucho por el progreso y la eliminación de la desigualdad; son recursos que han debido invertirse en educación para nuestros jóvenes, en vivienda para las familias, en infraestructura, en salud, en un sistema de pensiones y bienestar social para nuestros adultos mayores, pero que lamentablemente se ha convertido en una cifra más, en una estadística, sin solución ni responsables, ni castigos, ni justicia, sin un Estado que tome correctivos eficaces y oportunos.

 

 Opinión:

Por Martha Lucía Ramírez.

Hemos visto en esta última semana como la corrupción ha llegado incluso a afectar a nuestras Fuerzas Militares, al conocer sobre el desvío de fondos de unos 160 millones de pesos de la Escuela Naval de Cadetes; al igual que el caso reciente del “Cartel de la Salud” en el que una red de civiles y militares, estafó a nuestras Fuerzas Militares en más de 24 mil millones de pesos.

Y, como estos, muchos otros casos que ocurren en el país y que permiten comprobar que se ha hecho más fácil entrar en un circuito de corrupción que a una universidad en Colombia, por ese motivo, tengo el deber de reiterar mis esfuerzos con cada uno de nuestros ciudadanos para luchar contra la corrupción.

No podemos permitir que el país continúe por este camino; estamos ante un grave problema que desvanece las oportunidades y crea niveles de desigualdades flagrantes, debemos trabajar por fortalecer las instituciones, denunciar oportunamente los hechos delictivos, educar e informar constantemente a nuestros ciudadanos, cada uno de nosotros tiene el deber de educarse, de exigir una justicia oportuna y eficaz capaz de trabajar por hacer de Colombia un mejor país.

Tenemos el deber de exigir que la lucha contra la corrupción sea una prioridad en la agenda pública, acabar con la cultura del atajo y la ilegalidad, ser más estrictos con el cumplimiento de las leyes, recuperar la legitimidad y confianza en la institucionalidad, estimular a la sociedad civil por un cuidado de lo público y lo privado, contar con empresarios que asuman un liderazgo en la lucha contra la corrupción, y a los políticos buscar recuperar también la legitimidad y confianza en la política; todos estos son retos que debemos trazarnos como sociedad para luchar con está corrupción que tanto nos destruye como país.

Una de mis propuestas durante mi campaña presidencial del 2014 fue de lucha contra la corrupción a través de tres frentes: atacando la cultura del chantaje en las ramas del poder público, sancionando a los corruptos y controlando la contratación público.

 

Hoy en día, estoy convencida y comprometida con mi país por mantener esa lucha contra la corrupción y esos ideales, porque debemos velar por el bienestar de todos los colombianos, por el bienestar de nuestro país.

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al