Publicidad

¿Se le fueron las luces a Peñalosa?

Compartir

Por: Alejandro

Claro que sí. Su propuesta para intervenir parcialmente la Reserva Thomas van der Hammen se constituye en  craso error, una salida en falso y poco inteligente, hasta torpe dada la actual sensibilidad ddebido los  problemas generados por el cambios climático. Pretender impulsar construcciones en un área estratégica para el medio ambiente al norte de Bogotá, cualquiera sea su proporción,  solo es comparable con las perversas decisiones asumidas por su antecesor, Gustavo Petro, quién, aunque no se pudo comprobar, pretendían favorecer, como ocurrió, los intereses de sus cuñados, los Gutiérrez,  paperos de la Sabana de Bogotá,  que se encuentran aumentando su capital en el sector de la construcción sacrificando, en este caso, el interés general; hablamos del episodio de la Conejera; lo que hace el dinero.

 

Opinión.

Por: Alexander Caballero.

Ya los bogotanos, y en general los colombianos, han tomado conciencia de que la prioridad es hoy la defensa del medio ambiente, de los recursos naturales y de todo aquello que impida avanzar el recalentamiento global de nefastos efectos por estos días.

De entrada, cuando aún no ha calentado bien su silla en Palacio Liévano, Peñalosa sale con una perla que, de seguro, le baja sus niveles de popularidad.

Tiene que estar seguro el señor Alcalde  que  de insistir en su empeño por “destruir” la zona protegida Thomas van der Hammen, se alzarán sonoras voces de rechazo y protesta.

En los mentideros políticos de Bogotá se insinúa, es decir no se confirma,  que las pretensiones de Peñalosa son parecidas a las de Petro, aun cuando estas, las de Peñalosa,   no tengan relación de sangre,  sí contiene compromiso cuyas intimidades son difíciles establecer.

¿Por qué no impulsar construcciones en áreas deprimidas, las cuales necesariamente, tarde o temprano, tendrán que ser rescatadas como ocurrió en las grandes capitales del mundo? Fácil; no es negocio rentable aunque deja utilidades.

Todo indica, no lo confirmamos, que como con Petro y sus cuñados con la Conejera, Peñalosa tiene  compromisos con amigos inversionistas que quieren llenar de cemento en norte de Bogotá.

Vaya entendiendo, señor Alcalde, que los ambientalistas no se aguantarán y subirán el tono de sus protestas. Claro está que en este país, como ha ocurrido, todo se resuelve en estrados que deciden, pareciera, sin mirar las leyes y normas vigentes.

Mejor dicho acá impera la ley Pretelt, la misma en la cual  todo se mueve a punta de comisiones, una práctica literalmente estimulada por el presidente con su famosa mermelada.

En resumen hoy es difícil creer en los dirigentes políticos; ni Santos, ni Uribe, ni Petro, ni Vargas Lleras, como tampoco ninguno de aquellos que quieren posar de líderes transparentes.

Por ahí, en algún lado, leí una propuesta para que se impulse una reforma constitucional que permita elegir a un extranjero como presidente de Colombia. Éste  ¡Sería Pepe Mujica!

Le hago toda la campaña.

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/323051767900184/

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al