Publicidad

Sectores sociales colombianos, muestran su inconformidad con el gobierno Santos.

Compartir

Por: Alejandro

Aumento para el salario mínimo por debajo del IPC; la salud del pueblo colombiano que parece mendicante y que cada día está peor, y todo por cuenta del negocio que han montado las EPS; la informalidad que cada día que pasa es mayor y alarmante; el abandono en que está sumido el campo, la muerte de niños guajiros por desnutrición, entre otros aspectos, movieron las marchas del pasado 17 de marzo.

 

Opinión.

Por: Armando Ramírez Olarte

Y es que muy a pesar de que las cifras oficiales nos presentan un panorama económico alentador y mediante las cuales se dice que el país va bien, no se entiende que a los ciudadanos no le vaya tanto y, menos que se diga, que las cifras o porcentajes de personas salidas de la pobreza sea tan alta como se afirma (setecientos ochenta y cuatro mil), cuando la verdad es que la miseria cunde y se observa con tan solo una simple mirada alrededor.

De igual manera, para nadie es un secreto que, aunada la bajísima popularidad del presidente de la República, el inconformismo por sus políticas a todo nivel tiene a más de un colombiano pensando qué fue lo que hizo un cierto día de junio del 2014, cuando se presentó la última reelección en el país. Con seguridad ha habido mucho tiempo no solo para reflexionar, sino para acudir a terapia de la mea culpa.

Con todo, la incapacidad de algunos de sus Ministros es de tan alta condición o talla, que ayudan a la poca popularidad presidencial.

A manera de guisa; el de Minas y Energía no tenía otra alternativa que renunciar ante todo el polvero que levantó, después de propiciar con su omisión, un inminente apagón al que estamos ad portas, pero amenazando a los colombianos con alza en las tarifas; de otro lado, una Ministra de Transporte que no ha podido cuadrar el valor del impuesto para vehículos en 2016 lo que tiene en ascuas a todos los departamentos del país y a quien conocemos, por tratar de meterle la mano al bolsillo a los colombianos con cobros absurdos.

En todo este ir y venir social, económico y político, va el colombiano de a pie, pensando que mañana quizás pueda ser mejor, que la corrupción deje los espacios para la decencia y que las cosas se hagan bien hechas, o sea,  pensando en el bienestar general de los colombianos, no en el bolsillo de unos cuantos; porque aunque las noticias dejan a los ciudadanos cada día más apesadumbrados y perplejos, porque a una noticia de corrupción le sigue otra, la esperanza puede más y en el nuevo amanecer el positivismo es el alimento que los mantiene firmes, ante tanta injusticia social, ante tanta inequidad y ante el abandono del gobierno de turno que es total.        

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al grupo de facebook: https://www.facebook.com/groups/323051767900184/

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al