Publicidad

Si Baena dice sí, …

Compartir

Por: Alejandro

Hombres y mujeres que pertenezcan a un determinado movimiento o partido político, tienen el derecho a proponer, a hacer manifiestas sus posturas en relación con la forma como se dirigen los destinos de la dicha agrupación política, a proponer sobre las posibles determinaciones que de una u otra manera toma la organización política, o sea, a disentir pero de manera respetuosa, porque a lo mejor no se está de acuerdo con algunas de sus decisiones.

 

Opinión.

Por: Armando Ramírez Olarte

Los hombres y mujeres que conforman el movimiento o partido político se deben a esa organización porque ha sido esta la que les ha hecho grandes, reconocidos y no a la inversa y, por ende, a las decisiones institucionales se deben atener porque los militantes son disciplinados y acatan con juicio las determinaciones del partido al que pertenece, porque prima la agrupación política sobre el interés particular o personal.

Si Baena ha dicho sí, es porque tiene razones Superiores que le han llevado a que la dirección Nacional del Movimiento MIRA hubiese tomado esta decisión; es porque existen razones Transgeneracionales, de Veracidad y de Genética del movimiento que busca estar en paz con todo el mundo; porque se piensa en que el sufrimiento no hace parte de los corazones de sus integrantes ni se alberga como expresión válida hacia los demás; porque la vida es necesario protegerla y desde este punto de vista no cabe la posibilidad de facilitar una sola muerte. Esta es una parte de la balanza.

Es muy posible que en la otra, haya muchos que piensen que es una infamia que los victimarios no vayan a pasar un solo día de prisión por sus crímenes; que es insólito que se les otorgue participación política sin esfuerzo de ninguna clase, cuando a otros les ha costado durante años mantener sus curules en el Senado o en la Cámara; que se les otorgue facilidades para su manutención a la manera de salarios por el sólo hecho de dejar las armas, cuando nunca debieron tomarlas para hacer daño; todos esos pensamientos son entendibles y, sobre todo, fáciles de presentar, no cabe duda.

No obstante, no se es nadie para oponerse a que el país gane en pacificación; no se es nadie para oponerse a que se abra espacio para que ría la vida; no se es nadie para permitir que siga el conflicto; no se es nadie para oponerse a que cese el llanto de las madres, esposas e hijos; no se  es  nadie  para  permitir que la tragedia siga llenando los hogares de cientos de miles de colombianos de luto y de dolor.

Si el Dr Carlos Alberto Baena López -presidente- y la Dirección Nacional del Movimiento Político MIRA han dicho SÍ a la terminación de la guerra con las farc, como hombres y mujeres conscientes de que lo que significa ser un militante, se enarbola esta bandera y se asume porque el asunto debe ser sopesado, no en el fragor visceral, sino de la razón que nos aproxima a la vida, a la pacificación y así se dejará expreso este 2 de octubre.     

*Encuentre y reciba más información de Cundinamarca uniéndose al fan page: 

https://goo.gl/13uuPz

Publicidad

Otras noticias

expresidente Álvaro Uribe Vélez
Las decisiones de la Colombia indefensa

Si usted tiene un pequeño supermercado de barrio y los amigos de lo ajeno lo visitan con frecuencia, le quitan

Nuevos protocolos para las protestas – jajaja

El Gobierno nacional y la cúpula de la Policía se encuentran muy concentrados realizando los estudios necesarios, para establecer las

Dilian Francisca Toro, Juan Carlos Pinzón, Colombia
“Y quienes son los nuevos ídolos”

Llegó la hora de cambiar todos los partidos políticos tradicionales. El país ya no resiste tantos hechos vergonzosos que lastiman

Salud, Colombia
¿Reforma o atraco?

Piensa mal y acertarás… Una reforma sanitaria a la tapada es un indicio que lleva a activar una protesta pública,

¡En guardia!

Yo que les digo… Ya que logramos repeler la agresión del GnoNal gracias a la CSJ, bien haríamos en no

“La inconformidad social está hirviendo”

Convocar a un paro nacional es un suicidio. Al país solo lo salva un gran acuerdo nacional. Las reformas: al